Buscando partida...

Review. MGSV The Phantom Pain (PS4). “A Hideo Kojima Game… (?)”

Por

Una de las cosas más difíciles de hacer en la vida, es aceptar una crítica y aplicarla en algo a lo que le hemos dedicado tiempo, pasión y esfuerzo. A más de siete años de la salida de Guns Of The Patriots, Hideo Kojima parece haber escuchado a sus detractores y ha arremetido con uno de los videojuegos más ambiciosos, despampanantes e interactivos jamás creados. Con un nuevo motor, escala y mecánicas ¿Es The Phantom Pain el broche de oro para una de las sagas más emblemáticas de la industria, o ha dado la espalda a aquello que la puso en ese sitial?

GAMEPLAY

Si algo define a MGSV, es la libertad que sientes al jugarlo. No se trata sólo de poder atravesar espontáneamente el gigantesco “mundo abierto” que Kojima Productions ha creado, sino de la libertad para afrontar cada una de las misiones que recibe Big Boss. La cantidad, calidad e ingenio de las opciones que el juego pone a tu disposición, rápidamente se sobreponen al deseo purista de abrirte paso a punta de tranquilizador y CQC. El tamaño de los “mapas” y el uso de la verticalidad para abrir una nueva dimensión de asecho, invitan a los jugadores a experimentar, ya sea por el riesgo a ser descubierto en virtualmente 360°, o por mera curiosidad y entretenimiento.

Cada paso, salto, agarre y puñetazo que da Snake se siente real y gratificante. Del mismo modo, solicitar el despacho de una nueva arma, vehículo, compañero, o bien el bombardeo de una determinada zona, te vende la idea de que eres un ícono militar con una legión de camaradas a tu mando. El uso de estos recursos está ligado a la gestión de tus base de operaciones, por lo que nunca se sienten como facilismos, sino como pura eficiencia implementada al combate.

800px-VOL-GA_K12_MGSV_TPP

Con todo, estas opciones no perjudican el control del juego. Metal Gear V goza de un excelente mapeo del gamepad, de manera que aun las maniobras de infiltración más avanzadas se sienten orgánicas. Obviamente hay una curva de aprendizaje, pero cuando logras alcanzar tu caballo, montarlo al trote, recargar tu RPG y acertarle un misilazo a un APC en movimiento – todo en una fluida secuencia de no más de cinco segundos – simplemente te sientes Dios.

Lamentablemente, MGSV también ha heredado algunas de las falencias propias de los juegos open-world. Para comenzar, aun cuando los escenarios de este juego son hermosos, moverse desde un punto de interés a otro, pierde paulatinamente su encanto.  Por su parte, pese a estar integradas con la idea general del juego, las Side Ops se tornan repetitivas e irrelevantes; rescatar a un especialista desde un campamento enemigo es genial la primeras dos veces… a la quinta, ya es un bodrio.

Otro aspecto negativo de The Phantom Pain, es la ausencia de NPCs con los que interactuar en el mundo, ya sea para obtener recompensas, misiones o simplemente diálogos interesantes. Asimismo, considero que el fulton recovery system importado desde Peace Walker, rompió con la riesgosa pero gratificante mecánica de extraer VIPs vía helicóptero de Ground Zeroes. Claro, puedes optar por no ocuparlo, pero la microeconomía de Mother Base y la distancia entre los puntos de extracción, lo hacen poco viable.

12027381_10153630906634914_2734014632804176114_o

HISTORIA

En The Phantom Pain eres Venom Snake, un legendario soldado que despierta tras nueve años en coma, listo para reorganizar su ejército privado y pasarle la cuenta a quienes le dejaron en ese estado. Conforme se desenvuelve esta trama, se abordan temas tan controversiales como la venganza, la tortura, el racismo, los niños soldado, la experimentación humana y, por supuesto, la guerra nuclear. Si bien Kojima es más un cuenta cuentos que un guionista – por lo que es fácil toparse con más de una línea cursi o fuera de lugar – su capacidad para infundir un aura cinematográfica y provocativa a la historia, sigue intacta.

Pese al peso de la historia, la narrativa detrás de Metal Gear V no se siente tan cohesionada como en entregas anteriores. Parte de ello se debe a que las cutscenes – pese a ser impecables en cuanto a dirección – se sienten recortadas, dispersas y casi como premios por completar ciertos objetivos. Pero la principal razón, es que buena parte del “factor humano” de Metal Gear, se ha perdido.

La decisión de suprimir el Codec y que en Mother Base no puedas interactuar libremente con personajes relevantes, hace que la trama adquiera un tono estrictamente profesional, que de seguro será un trago amargo para los más veteranos de la serie. Algunos de los momentos más memorables de esta saga, derivan de la interacción entre los personajes, ya sea en cutscenes o diálogos en el juego. Por ejemplo ¿Qué sería de la batalla final entre Naked Snake y The Boss, sin la tensión maternal/sexual que se acumula entre ellos durante todo MGS3? Si bien The Phantom Pain se siente excelente al ser jugado, carece de la misma trascendencia emocional de sus antecesores.

287700_screenshots_2015-09-06_00002

GRÁFICOS

Metal Gear Solid V, es simplemente el juego más hermoso que ha visto esta generación. No sólo deja boquiabierto por la escala y fidelidad lograda por Kojima Productions, sino por el hecho de que tal proeza visual no ha perjudicado la perfomance general del juego. A 60 fps, atravesar el desierto de Afganistán, ya sea a caballo o a pie, es simplemente una delicia visual.

Esta belleza a gran escala, no quita que el ojo de Kojima haya obviado los detalles. La contracción de los músculos de Big Boss mientras corre o golpea a los enemigos, las venas e imperfecciones (?) en el escote de Quiet, así como la suciedad en la planta de sus pies, son sólo algunas de esas pequeñas grandes cosas que enamoran y te dejan inmerso en un mundo prácticamente real.

Pese a una impecable dirección y ejecución por parte de Kojima, Shinkawa y otros miembros del equipo, hay algunas decisiones artísticas que rompen el encanto. Primero, el product placement se torna a ratos  invasivo y  tonto, especialmente si uno ve a Ocelot pasearse bajo la lluvia con gafas de sol. Asimismo, el incluir créditos al inicio y cierre de cada misión induce a spoilers, además de ser derechamente cursi e innecesario, aun teniendo en cuenta la mala sangre entre Konami y el estudio durante todo este año.

SONIDO

Tanto los SFX, como el score de MGSV son impecables y dinámicos. Además, Hideo Kojima se dio el trabajo de seleccionar cuidadosamente un puñado de canciones de los 80’s, que agregan una nueva dimensión de realismo y carisma al juego. Por ejemplo, “The Man Who Sold The World” de David Bowie, le hace más justicia al pasado y presente de Big Boss que cualquier prólogo por escrito. Del mismo modo, “limpiar” un puesto enemigo con Billy Idol de fondo, o bien, que  el inconfundible riff de teclado de “The Final Countdown” suene cada vez que aterrizas tu helicóptero, es simplemente épico.

Por su parte, las actuaciones son excelentes, pero con una salvedad: Big Boss.  Por más que Kojima trató de justificar la abrupta salida de David Hayter en la necesidad de un actor más experimentado, que llevase la interpretación y el MoCap a un nuevo nivel, la verdad es que Kiefer Sutherland queda corto. El problema no es que el actor de 24 haga un mal trabajo, sino el simple hecho de que Venom Snake no habla, aun cuando debería hacerlo. Independiente de si la tarifa por palabra de Sutherland era muy onerosa, o que el estudio confió demasiado en las bondades de la captura de movimiento, e inclusive que la historia pidiese un protagonista más retraído y oscuro, a final de cuentas, este emblemático personaje fue despojado de parte sustancial de su vulnerabilidad y carisma.

11950421_10153630907804914_3418361613570879466_o

VALOR

Metal Gear V: The Phantom Pain es un juego enorme. La historia principal por si sola demanda más de 30 horas de gratificante y fluido gameplay. Si a eso le agregamos más de 150 misiones secundarias, complementadas con un sistema de ranking y objetivos desbloqueables, hablamos de un altísimo potencial de rejubalidad.  Además, la gestión de Mother Base bien podría ser una companion app por sí sola, mientras que los modos multijugador FOB y Metal Gear Online 3, agregarán una nueva y rica dimensión al juego. Pese a la pésima gestión de los servidores por parte de Konami, algunos bugs, rumores de DLC y contenidos eliminados, The Phantom Pain se siente como un producto pulido y cuidado.

quiet_1

VEREDICTO

Metal Gear V: The Pain es el mejor juego de sigilo y acción de los últimos tiempos. Kojima Productions ha cerrado un ciclo con un ambicioso proyecto, el cual excede expectativas a nivel de gameplay y entretención, demostrando al mismo tiempo el nivel  artístico y técnico que puede alcanzar el medio.

Desafortunadamente, el productor ha sacrificado algunos de los elementos que hicieron de sus entregas anteriores, una de las IPs más queridas y respetadas dentro de la industria. Metal Gear V es (hasta el momento) el contendiente más fuerte para juego del año, pero en el corazón de un viejo fan, es difícil pensar en él como el mejor título de la saga.

LO BUENO

  • Gratificante, complejo y fluido gameplay.
  • Cada jugador puede moldear su propia experiencia de juego.
  • Los mejores gráficos y desempeño que ha visto la 8° generación.
  • Impecable calidad de sonido y una rica selección de clásicos para la OST.
  • Enorme potencial de rejugabilidad.

LO MALO

  • Algunas misiones secundarias y el tránsito de un punto de interés a otro, se torna tedioso.
  • La historia en general no se siente tan cohesionada como en otros Metal Gear.
  • Créditos al inicio y cierre de cada misión arruinan el factor sorpresa.
  • Sutherland no llena el papel de Snake.
5144 Visitas

ReviewSin categoría
Compartir

Puntaje

4.5 de 5

Sitio desarrollado por Diego Orellana G.