Buscando partida...

Análisis. Resident Evil PS4

Por

Resident Evil fue el título que definió el Survival Horror dentro la Industria y – pese a que por muchos años ha sido un género tan saboteado que se daba por extinto – el trabajo de Shinji Mikami aun es la plantilla sobre la que muchos desarrolladores trabajan para tratar sacarle un susto a los impávidos jugadores. No obstante, siendo Resident Evil HD, la remasterización de un remake ¿Podemos hablar hoy de un gran juego por merito propio, o un título que brilla por pura nostalgia?

HISTORIA

Debo admitir que de la versión original de 1996, sólo llegué a jugar quizás un 15% de la historia, pues el resto del tiempo me limité a ver como mi hermano se abría paso por los tenebrosos y pixelados corredores de la Mansión Spencer. Resident Evil era uno de esos títulos que podías disfrutar tanto con el control en la mano o sólo con la vista clavada en la pantalla, ya que si al doblar una esquina había una horda de zombies, experimentabas la misma tensión que la persona cuya partida estaba en juego. El miedo, mis amigos, es contagioso.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Ot1-xyvE_8A[/youtube]

Si bien los giros en su trama pueden llegar a ser predecibles y algunos de los personajes hasta ridículos – por ejemplo Wesker es un badass que ocupa anteojos oscuros aun en la noche e interiores – Biohazard (su título original en Japón) entretiene.  En una frase, Resident Evil se puede resumir en “sobrevivir a los horrores de una mansión embrujada”  y con eso basta.  Claro, cualquiera que haya visto una película de horror (de alto o bajo presupuesto) sabe lo que pasa y pasará en este juego, pero gracias al ritmo y atmósfera que sustentan su manoseado relato, logra mantenernos interesados, impidiendo que salgamos por la misma puerta por la que entramos, tras las primeras cutscenes o encuentros con cuerpos reanimados.

RER-Comp-Image05-PC

GAMEPLAY

Si bien la historia de Resident Evil está refrita – especialmente a casi 20 años de su lanzamiento – la maestría de Mikami reside precisamente en que fue capaz de contrarrestar dicha situación, forzando lo desconocido. Ya sea por los obtusos ángulos de cámara, los enemigos que aparecen de la nada en tu ir y venir a una misma habitación por algún item que debiste abandonar para hacer espacio en tu inventario, o simplemente por la abrumadora cantidad de puertas cerradas, nunca sabes que acecha más adelante. Si a eso le sumas el riesgo de morir camino a alguna de las cuantas habitaciones en las que puedes guardar tu progreso o el quedarte sin munición, el juego te entrega una enorme cantidad de tensión que se traduce directamente en reto y entretenimiento.  Además, los distintos puzzles que abundan en el juego contribuyen a la sensación progreso y goce por el hecho de mantenerte con vida.

RER-Comp-Image11-PS4

Desafortunadamente, no todo fluye como la sangre. Resident Evil fue lanzado originalmente en una época donde los joystick digitales eran aun la norma, de modo que sus mecánicas de juego y su sistema de cámara operaban basadas en la presión más que en la precisión.  Algo apropiado y hasta necesario en 1996, pero ya absolutamente injustificado en 2002 cuando se lanzó el remake para GameCube ¿Cómo es posible que 13 años después Capcom no se tomara el trabajo de adaptar la jugabilidad a los controles análogos? Avanzar por los corredores de la Mansión Spencer se traduce en un constante vaivén de las palancas del DualShock 4 para contrarrestar los abruptos cambios de cámara, pues de la  nada la izquierda se transforma en derecha, o viceversa.  Tampoco existe precisión  la hora de apuntar o escapar de los enemigos, menoscabando automáticamente las dos acciones principales que componen el gameplay. Claro, al cabo de unas horas el control se torna menos agravante, pero no deja de ser frustrante que pierdas  la partida porque el juego te obliga a abandonar todo el entrenamiento que por años han recibido tus pulgares.

RER-Comp-Image08-PS4

GRÁFICOS.

Resident Evil cuenta, en gran medida, con una excelente dirección de arte. El juego es oscuro, acentuando aun más la atmosfera de horror del juego, pero ello no significa que no cuente con detalles dignos de admirar; los muebles, las armaduras, los cuadros y otros elementos de época, encierran a los personajes en un atractivo pero abrumador laberinto, evocando un desigual reto de supervivencia. No obstante, mientras los zombies y criaturas humanoides son sorprendentemente terroríficas, algunos de los enemigos son lisa y llanamente una decepción; arañas, tiburones y serpientes gigantes se presentan como soluciones baratas e inconsistentes a una pérdida de creatividad que menoscaba el resto del trabajo en el departamento de diseño.

Tanto en 1996 y 2002 Resident Evil fue alabado por su despliegue gráfico, pero hoy no se puede decir lo mismo de esta remasterización en HD. Si bien el video alcanza los 1080 pixeles verticales en formato widescreen, la calidad de las texturas es inconsistente, dejando ver lo peor de este re-escalado durante las cinemáticas y las tomas cerradas dentro de la mansión. Asimismo, para los estándares actuales, las animaciones en cuerpos y rostros pueden llegar a resultar sumamente precarias.

RER-Comp-Image07-PC

SONIDO

La banda sonora refuerza la atmosfera de tensión y riesgo del juego, al igual que los gemidos de los zombies y el chirrear de las puertas,  propiciando más de un brinco en el asiento durante el curso del juego. Sin embargo, en algunas ocasiones el sonido de los disparos queda entrecortado, o bien la duración de algunos clips no coincide con las animaciones en pantalla, tal como ocurre con el teaser eléctrico de Jill Valentine.

Además de lo tosco de los controles, otro de los puntos más débiles de este juego es el doblaje de los personajes. No sólo los diálogos son pobres y las actuaciones carentes de una apropiada inflexión e intención, sino que las diversas interacciones pareciesen  estar construidas a partir de pequeños clips de audio que han sido pegados unos tras otro, hasta formar una oración.

RER-Comp-Image10-PS4

INNOVACIÓN

El peso de la primera entrega de la saga Resident Evil, es innegable. Sacando provecho a las virtudes de la PSX, ofreció a los jugadores una experiencia madura, terrorífica,  y con un alto grado de rejugabilidad al incorporar distinto finales y desafíos. Asimismo, al privilegiar el suspenso por sobre la acción, definió el género del Survival Horror.

¿Pero qué puede decirse de Resident Evil HD? Honestamente, salvo unos cuantos trofeos y superficiales mejoras gráficas, no hay nada nuevo en esta entrega. Si Shinji Mikami no hubiese hecho el remake para GameCube en 2002, sin lugar a dudas el factor sorpresa sería gigantesco. Sin embargo,  jugar hoy este juego es comparable a comprar el DVD de “Dawn of  The Death” de Romero; obviamente se ve mejor que la película que viste con tu prima directo de un VHS pirata, pero en el fondo sabes que sería mucho mejor si tuvieses un Blu-ray hecho con cariño.

VEREDICTO

Resident Evil HD ha mejorado visualmente respecto a sus iteraciones anteriores, pero no ha hecho ni siquiera el mínimo esfuerzo por corregir sus puntos más débiles. Si eres un amante de este título desde los 90’s, puede que estés ante su edición definitiva; si nunca lo has jugado y quieres saber porqué todos se refieren a él, quizás esta sea la última oportunidad de satisfacer tu curiosidad.  Pero definitivamente, éste es un juego ha vuelto a la vida por su legado, más que por mérito propio.

LO BUENO: 

  • Inmersiva atmósfera y ritmo.
  • Jugabilidad basada en la tensión que de seguro te deparará más de un susto.
  • Hay valor de rejugabilidad.

LO MALO

  • Toscos y anticuados controles que pueden arruinar la experiencia de juego.
  • Pésimo trabajo de doblaje.
  • Todo la remasterización se siente a medias, considerando la calidad e importancia del material original.
806 Visitas

Sin categoría
Compartir
Sitio desarrollado por Diego Orellana G.