Buscando partida...

LA GENERACIÓN 7½

Por

Hace dos años compré mi PS3. Por ese entonces me pareció el momento indicado, pues no sólo los precios estaban convenientes, sino que además había un vasto catálogo de juegos que nunca podría jugar en mi PC; Metal Gear Solid 4, la saga Uncharted, e incluso God of War 3, eran algunos de los títulos AAA que hacían de la consola de Sony la crème de la crème del gaming, aun por encima – al menos para mí – de la Xbox 360 con sus flamantes Halo y Gears of War. Por esos días, la “nueva generación” parecía una cosa distante pero por sobre todo innecesaria, ya que tanto Microsoft y Sony  continuaban lanzando títulos de calidad y dónde las comparaciones gráficas resultaban fútiles al ojo no fanatizado. Pero entonces, el 22 de febrero de 2013… llegó.

Con el anuncio de la PS4 la nueva guerra de consolas había comenzado y todos, aun con nuestros controles en la mano, quedamos expectantes a lo que el futuro nos vendría ofrecer.  Ha pasado más de un año desde que tanto la PlayStation 4 y la XboxOne salieron al mercado y, al parecer, aun nos queda por esperar.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=PzDsYEPkSc4[/youtube]

No, no soy de esos que niegan empecinadamente las diferencias entre ésta y la antigua generación, pues créanme ya las hay;  The Last of US y GTA V lucen aun más espectaculares, el Dualshock 4 es una maravilla y juegos como Destiny y Titanfall sencillamente se ven eclipsados en sus versiones para PlayStation 3 y la Xbox 360 Pero, ¿se puede cimentar un lanzamiento de esta embargadora sólo con remasterizaciones y mejores gráficos para juegos ya excelentes? Claro, llevamos sólo un año en este nuevo ciclo, pero a mi parecer no se trata de un tema temporal, sino de expectativas.

Microsoft promocionó su nueva consola como un “sistema de entretenimiento, todo en uno”, atribuyendo a la nueva Xbox la capacidad de interconectar todas las fuentes y servicios que satisfacen nuestro ocio, en una sola caja.  Bueno, eso al menos en los Estados Unidos ¿Acaso los videojuegos son importantes sólo en el Norte?. Si la estrategia de marketing de una consola está basada en servicios que sólo se proveen en una región, no es de extrañar que los consumidores que no se hallen en ella – o que simplemente no les interesan y sólo quieren jugar – miren hacia otro lado.  Además, si en cuestión de meses Microsoft debió retractarte de sus políticas de DRM y cancelar el uso mandatorio de su periférico estrella, Kinect, todo parece indicar que no lo pensó mucho antes de lanzarse a la piscina a cambiar las reglas del mercado.

Por su parte – y aprovechando la soga al cuello que se tiró MicrosoftSony planteó que para la nueva PlayStation “todo sería sobre los juegos”, mas dejó pasar la oportunidad de capitalizar su lanzamiento con algún título exclusivo que  conquistara a las masas. No hubiese sido necesario desarrollar una nueva IP, sino valerse del pedigree y arrastre que sagas como Uncharted y God of War ostentan, en lugar de confiarle ese trabajo a pesos ligeros como Killzone: Shadow Fall, pero por sobre todo a Knack. Por otro lado, Sony también ha dejado alguna de sus promesas a medias, en especial a lo que respecta a la compatibilidad remota de la PS Vita y la PS4, así como las restricciones que algunas compañías han impuesto al Share Play.

¿Y Nintendo? Bueno, si bien el gigante japonés pisa fuerte con su repertorio de software exclusivo al hombro, siempre parece ir unos pasos más atrás que sus competidores.  La Wii U echó mano a la Alta Definición, pero abandonó la captura de movimiento que hizo a su antecesora un referente en la industria del videojuego, ofreciendo un hardware de menor potencia que sus competidores y sin un elemento diferenciador claro, alejando a los estudios desarrolladores fuera de la órbita de Nintendo.

nintendo

Sin embargo, no se trata de capacidad de computo, cuadros por segundos o gráficos en general. A la Octava Generación de Consolas le falta ese factor sorpresa, que consagro a los videojuegos como una forma de entretenimiento global, hace ya ocho años. Con nuestras Xbox 360, PS3 y Wii obtuvimos juegos en HD, multiplayer estable, captura fiel de movimiento, MMO legendarios, tecnologías como Euphoria o Havok y otras innovaciones, mientras que hoy ¿Qué hay de nuevo? Pienso en casos como los de Assasin Creed Unity y se me vienen a la mente actualizaciones de día uno y parches de 40 GBs.

No, hablando en serio, evitemos ser fatalistas.  Si algo ha demostrado el auge del desarrollo independiente, es que los grandes juegos y relatos no se construyen pensando en el hardware.  Además, con títulos como Metal Gear: The Phantom Pain, Uncharted 4 y The Order: 1866 en el horizonte, todo parece indicar que al fin podremos ver la primera muestra del verdadero potencial de estos sistemas. Mientras algunos vaticinan que ésta será el último reinado de las consolas, yo me aventuro en señalar que será un reinado corto (cuatro años), pero del cual se aprenderá mucho respecto al cómo abordar lo que será el entretenimiento de masas por excelencia. Nunca perdamos de vista que los videojuegos han llegado para quedarse.

786 Visitas

ColumnaSin categoría
Compartir
Sitio desarrollado por Diego Orellana G.